Prótesis dentales

Una prótesis es un dispositivo artificial que se utiliza para reemplazar un órgano o parte del cuerpo. En éste caso nos referimos a las prótesis dentales que nos permiten remplazar uno o más dientes que se han perdido por diferentes motivos.

Reemplazar las piezas dentales ausentes mejora la apariencia personal y contribuye a una mejor calidad de vida, previniendo complicaciones a la hora de masticar, problemas digestivos y el corrimiento de los dientes adyacentes en la boca.

Las prótesis pueden ser fijas o removibles, la diferencia radica tal como su propio nombre indica en que las primeras se pueden extraer de la boca (el mismo paciente) y las fijas mediante diferentes sistemas y técnicas quedan de manera fija/permanente colocadas en la boca del paciente.

Las prótesis fijas pueden ser realizadas sobre piezas vitales (sin tratamiento de conducto), sobre piezas dentales desvitalizadas (con tratamiento de conducto) y también sobre implantes. Estas están confeccionadas en porcelana y el paciente no puede retirarlas en ningún momento. Las prótesis fijas son las más cómodas, prácticas y estéticas.

Las prótesis removibles, sean prótesis totales (completa superior e inferior), o prótesis parciales, deberán ser retiradas diariamente por el paciente para realizar su higiene y están confeccionadas con resinas acrílicas rígidas o esqueléticas. Las prótesis removibles en muchas ocasiones tienen que ver con una solución temporal y provisional en un tratamiento donde finalmente irá una prótesis fija/definitiva.